El cadáver de una joven madre de familia reportada hace unos días como desaparecida fue hallado entre unos arbustos en el sector de Yunca Baja, provincia de Andahuaylas, en Apurímac.

Al promediar las 17:00 horas del viernes 5 de julio, pobladores alertaron a la Policía sobre la presencia del cuerpo de una mujer sin vida entre unos arbustos desconociéndose su identidad.

A medida que avanzaban las pesquisas los investigadores establecieron que los restos pertenecían a Shelvi Deza Atao (19), desaparecida desde el 2 de julio y que fue reportado por su progenitora en la Comisaria de Andahuaylas.

La occisa fue vista por última vez cuando salió de la vivienda antes de las 14:00 horas de ese mismo día para recoger a su pequeño hijo que estaba al cuidado de su pareja Fredy Revolledo Campos, con quien sostenía una conflictiva relación sentimental.

A raíz que nunca regresó a su hogar, los familiares de Shelvi Deza presentaron denuncia ante la delegación policial inculpando a Fredy Revolledo Campos de haberle ocasionado algún daño y sucedido algo peor.

En las próximas horas se conocerá con exactitud si Shelvi Deza se quitó la vida o fue ultimada por su homicida, toda vez que al lado de su cadáver se halló una botella y un vaso plástico con presunto contenido de sustancia fosforada (veneno), dejando numerosas interrogantes abiertas sobre su deceso.

Las investigaciones están a cargo de la fiscal Vivian LLocclla Román de la Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Andahuaylas. Los restos permanecen en la morgue del hospital subregional de Andahuaylas para la necropsia de ley.

Fuente: Correo.

Comentarios