La búsqueda y hallazgo de los restos de Titán, el submarino tripulado por cinco personas que se extravió en el Atlántico cuando se dirigía a explorar los restos del Titanic, ha vuelto a resaltar la complejidad de las expediciones humanas en la profundidad del océano, ya que los buzos no pueden ayudar en estas misiones de rescate.

Pero ¿por qué es peligroso que los humanos, aun equipados con trajes especiales y tanques de oxígeno, se sumerjan a grandes profundidades bajo el mar? En esta nota te lo explicamos.

La presión del agua en la profundidad del mar

Todo el aire que nos rodea ejerce una permanente presión sobre nuestros cuerpos. No lo percibimos, pero está allí presente. Esa fuerza es lo que denominamos presión atmosférica.

A nivel del mar, la presión es de 101.325 pascales (una medida que también se le dice 1 atmósfera). Si nos ubicamos a una mayor altura del nivel del mar, en cambio, la presión disminuirá, porque habrá menos masa de aire encima de nosotros.

Sin embargo, en el fondo del océano, la situación es mucho peor, ya que, a medida que te sumerges 10 metros más al fondo del mar, la presión aumenta en alrededor de una atmósfera, indica National Geographic.

 El buceo recreativo está permitido hasta una profundidad máxima de 12 metros. Foto: AFP

El buceo recreativo está permitido hasta una profundidad máxima de 12 metros. Foto: AFP

Según BBC Future, en el lecho marino donde yace el naufragio del Titanic, a 3.800 metros de profundidad, se experimenta una presión atmosférica de casi 40 megapascales, que sería 390 veces mayor a la existente en la superficie terrestre.

A esa profundidad, un humano moriría al instante, ya que sería incapaz de soportar la inmensa masa del agua sobre sus hombros.

Esta es la razón por la que resulta un desafío diseñar vehículos submarinos que sean lo suficientemente ligeros para flotar sobre el mar, pero también lo suficientemente resistentes para no implosionar por la presión.

¿Qué pasó con el submarino Titán?

Tras días de intensa búsqueda, el jueves 22 de junio, la Guardia Costera de Estados Unidos encontró los restos del sumergible turístico Titán en lo profundo del océano. Según la institución, la embarcación sufrió “una implosión catastrófica”, un desastre que causó la destrucción del vehículo y el falleciimento de sus cinco tripulantes a bordo.

El sumergible de la empresa Ocean Gate empezó su descenso el 18 de junio a 600 km de la isla de Terranova, en Canadá. Sin embargo, la tripulación perdió contacto después de 1 hora y 45 minutos. La búsqueda se llevó a cabo por mar y aire con múltiples equipos, en lo que fue una operación contrarreloj, ya que Titán disponía de poco suministro de oxígeno.

 El submarino Titán mide poco más de 6 metros de largo y solo tiene una ventana en la parte posterior. Foto: AFP

El submarino Titán mide poco más de 6 metros de largo y solo tiene una ventana en la parte posterior. Foto: AFP

Comentarios