La muerte del universitario Juan Carlos Quispe Nina aún no obtiene justicia. Hoy el muchacho tendría 30 años; sin embargo, su vida se apagó hace siete años. Trágicamente su cuerpo fue hallado calcinado en el cerro Jururo del sector de Sutoc de la provincia de Canchas, en Cusco, el pasado 15 de octubre del 2012.

Desde aquel día sus padres no se cansaron de pedir justicia. El pasado lunes la madre del estudiante se encadenó en la sede del Poder Judicial, lugar donde se desarrollaba la audiencia por la muerte de su hijo.

De acuerdo a Saturnino Quispe, padre del estudiante, los culpables de la terrible muerte de su familiar serían personas allegadas al exalcalde provincial de Canchis, Ricardo Cornejo. Argumentó que en julio de este año fue involucrado en el caso al sobrino de la exautoridad, Roy Cornejo Bigoria. Así también fueron incluidos tres extrabajadores de Serenazgo de la comuna municipal.

Sin embargo, Quispe indicó que el abogado Rómulo Salas pretendería solicitar el archivamiento del caso sustentando que el calcinamiento de su hijo no fue un asesinato y sí un suicidio. Estos argumentos dados en la audiencia enardecieron a los pobladores quienes con pancarta en mano protestaron en la puerta de la sede judicial.

Otro caso
En mayo de este año se halló el cuerpo de otro varón en el cerro Jururo en Canchis. La víctima también fue calcinada y tenía varias partes de su cuerpo mutiladas. Policía encontró dichos restos a tan solo unos cuantos metros de donde fue encontrado el estudiante de Derecho, Juan Carlos Quispe Nina.



Comentarios