Perú ha avanzado 8 puestos en el ranking de competitividad minera que lo ubica en el peldaño 34 de 62 países, mientras en el 2021 estuvimos en el puesto 42 (de 84). Además, desplazamos a Chile, que ahora se sitúa en el puesto 35, según el informe anual de Empresas Mineras 2022 elaborado por el Instituto Fraser de Canadá.

A pesar de ser un resultado positivo, el economista Epifanio Baca explica que la situación que vive la minería en el Perú es complicada, por lo que hay pocos motivos para celebrar. “Perú avanza a pesar de que su medición absoluta baja uno o dos puntos, es decir, su medición no solo está igual, sino que disminuye. A pesar de eso, aumenta, y eso ocurre porque otros países caen, como México, Chile y Colombia. Entonces, estamos en lo mismo”, comentó en diálogo con La República.

Panorama retador
El documento detalla que todos los encuestados expresaron su preocupación sobre la estabilidad política del Perú, también sobre la disponibilidad de habilidades laborales del país (+21 puntos), su régimen tributario (+18 puntos) y la incertidumbre sobre disputas y reclamos de tierras (+18 puntos).

“La falta general de respeto por los derechos de propiedad y el Estado de derecho hace que operar en Perú sea una propuesta muy arriesgada”, comentó el presidente de una compañía para la encuesta que se realizó entre agosto y diciembre del 2022, por lo que no abarcó todas las percepciones del cambio de Gobierno.

El especialista destaca que a pesar de que la coyuntura de precios de los metales es favorable, hay factores internos que van a retar el desarrollo de la actividad minera en el país.

“El estallido social de fines de diciembre y los primeros meses de este año ha dejado una huella fuerte en el sur que va a poner más exigencias a la minería. Por ejemplo, si Las Bambas está operando hoy en día es porque hay centenas de soldados del Ejército que están controlando que el mineral sea transportado. Eso no es sostenible”, anotó Baca.

Mirada optimista
Si bien en 2022 se evaluaron a menos países que en el año previo, las 62 jurisdicciones bajo la lupa de los empresarios tienen alta actividad minera, precisa el exministro de Energía y Minas Jaime Gálvez, y agrega que es probable que este año sigamos mejorando, principalmente por el anuncio de que el proyecto La Granja (Cajamarca) seguirá adelante, con un monto de inversión de US$5.000 millones.

“Eso impacta mucho en la opinión de los grandes empresarios mineros. Es un proyecto muy grande. Nosotros tuvimos nuestra mejor posición en el 2018, llegamos al puesto 14, cuando se anunciaba que Quellaveco se iba a construir”, destacó.

Por su parte, el exviceministro de Minas Rómulo Mucho precisó que hay una relativa confianza en el Gobierno de turno y que otros proyectos clave podrían seguir impulsando al Perú en este ranking, como las ampliaciones de las Bambas y Antapaccay, el proyecto Corani y San Gabriel. “Se deben destrabar los permisos, la burocracia, para permitir más exploraciones”, anotó.

Es preciso recordar que la noticia se recibe cuando, tanto el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) como el Banco Central de Reserva (BCR) han proyectado una caída de la inversión minera de más de 13% para este 2023.

Cartera minera de US$53.715 millones
La Cartera de Proyectos de Inversión Minera 2023 del Ministerio de Energía y Minas está conformada por 47 proyectos mineros que engloban una inversión de US$53.715 millones ubicados en 18 regiones del territorio nacional.

Existen 27 proyectos de cobre (US$38.521 millones) que suman el 71,7% de la inversión total; seis de oro (US$6.993 millones), tres de hierro (US$5.384 millones), 10 son de zinc y plata (US$2.368 millones) y uno de fosfato (US$450 millones).

Los proyectos Romina, Corani, Magistral y Reposición Antamina iniciarán este año.

Comentarios