Vecinos de la Urbanización Santa María denunciaron ante la autoridad la instalación de dos carpas ocupadas por comerciantes que no respetaban área verde. Según señalaron, estos espacios habrían sido vendidos irregularmente por algunos malos comerciantes.

Tras la intervención, personal de Serenazgo, Policía Municipal en coordinación con la Gerencia de Servicios Públicos procedieron a la desinstalación de las carpas ya que actualmente el terreno se encuentra judicializado.

Finalmente, las autoridades continúan recomendando a los comerciantes de los diferentes mercados a continuar preservando el uso de medidas de bioseguridad y al ordenamiento de estos centros de abasto.

Comentarios