Un compartir de almuerzo fue la excusa perfecta para que Edwin Eli Sucari Copacondori, termine abusando sexualmente de su propia hija en su vivienda ubicada a escasas cuadras del seguro Integral de Salud de la ciudad de Juliaca.

Luego de haber sido evaluada en la división médico legal del Ministerio Público, la menor de iniciales N. E.S.Q. narró con lágrimas en los ojos el terrible momento porque el pasó la tarde de martes 11 de febrero, aunque no recuerda todo con claridad sabe perfectamente lo que le pasó.

Su propio padre Edwin Eli Sucari Copacondori de 38 años de edad, la embriagó desde el mediodía de ayer en su propia vivienda de 3 pisos, aprovechando el vacío y habiéndola antes dopado con una sustancia que la hizo consumir en un vaso de agua, el cual le provocó un profundo sueño.

Tal como cuenta la menor de 16 años, cuando ella llegó a la vivienda, él ya se encontraba en estado de ebriedad, la hizo sentar en la sala y le sirvió, un vaso de vino, al cual la menor se negó, luego compró un botella de champag y también la volvió a hacer tomar contándole que estaba pasado por problemas conyugales con su actual esposa que vendría a ser su madrastra, posteriormente volvió a salir de su vivienda y trajo cerveza, también la obligó a tomar haciéndole promesas de que él se encargaría de hacerla estudiar, porque apenas el año pasado haba culminado la secundaria.

Después de que el depravado varón haya cometido semejante atrocidad en contra de su propia hija, la menor despertó aproximadamente a las 5 de la tarde con dolores en su parte intima, rápidamente con miedo se vistió y levantó el celular que antes lo había estado cargando y que por ocurrencia de su padre había sido apagado, para que nadie sepa de su paradero y tampoco obstruyan todo lo que al parecer había sido planificado con anterioridad

Comentarios