Tras los fuertes cuestionamientos de las organizaciones sociales y la autoridad del pueblo de Macusani, los efectivos de la Policía Nacional del Perú (PNP) se vieron obligados a devolver los fardos de hoja de coca que habían incautado arbitrariamente a los comerciantes. Además, se reiteró la solicitud de destitución del alférez E. Salcedo, quien agredió a una madre de familia, provocando su llanto.

El presidente provincial de las Rondas Campesinas, Walter Churata, denunció que los efectivos de la Comisaría Sectorial de Macusani no respetaron los acuerdos previamente establecidos con la población en relación a la comercialización de la hoja de coca, la cual es considerada un producto tradicional en la zona.

Es importante destacar que esta intervención se llevó a cabo sin la presencia de la Fiscalía ni la Empresa Nacional de Coca (ENACO). Walter Churata señaló que existe una persecución por parte de la ENACO y que, en respuesta a ello, se compartirán los acuerdos alcanzados en la última reunión de las organizaciones sociales.

Comentarios