Cuando la gente en China lloraba el jueves la muerte de un médico denunciante en un torrente de dolor y rabia casi sin precedentes, poco sabían que otro divulgador de la verdad sobre el brote de coronavirus estaba siendo silenciado, según amigos y familiares.

Chen Qiushi, un periodista ciudadano que había estado haciendo reportajes críticos desde Wuhan, la ciudad central de China en el epicentro del brote, desapareció el jueves por la noche, justo cuando cientos de miles de personas en China comenzaron a exigir libertad de expresión en línea.

Li Wenliang, un oftalmólogo de 34 años en Wuhan, murió del mismo virus del que había tratado de advertir a otros al principio del brote, que ahora ha matado a cientos de personas, principalmente en China continental. En lugar de ser escuchado, la policía lo sancionó por “difundir rumores” y luego contrajo el virus de un paciente.

La muerte de Li provocó una tormenta de indignación en China, con una intensidad y alcance raramente vistos en su esfera en línea fuertemente controlada. La gente pidió una disculpa oficial del gobierno e inundó las redes sociales con el hashtag “Quiero libertad de expresión”, un derecho fundamental supuestamente protegido por la constitución del país.

En una aparente refutación de su demanda, el hashtag fue censurado a la mañana siguiente.

Chen, también de 34 años y del noreste de China, igual que Li, seguía desaparecido.

Más tarde, amigos y familiares descubrieron por la policía que había sido forzado a entrar en cuarentena. Para el domingo, la desaparición de Chen había comenzado a ganar fuerza en Weibo, la plataforma china similar a Twitter, y muchos pidieron su liberación.

“Espero que el gobierno pueda tratar a Chen Qiushi de manera justa”, escribió un usuario el domingo por la mañana. “¡No podemos permitirnos un segundo Li Wenliang!”

Detenido en nombre de la cuarentena
Chen llegó a Wuhan el 24 de enero, un día después de que la ciudad fuera sometida a un bloqueo impuesto por el Estado, diseñado para evitar que los ciudadanos se fueran y así detener la propagación del virus. Visitó hospitales desbordados, funerarias y salas de aislamiento improvisadas y subió a internet videos de lo que vio, ofreciendo al mundo un vistazo a la realidad a menudo sombría en el corazón de la crisis.

Sus amigos dijeron que varias veces al día consultaban la situación de Chen, temiendo que las autoridades se lo pudieran llevar en cualquier momento por su denuncia. Cuando dejó de responder llamadas el jueves por la noche, se preocuparon cada vez más.

En las primeras horas del viernes, un amigo de Chen publicó un mensaje de video de la madre de este en su página de Twitter diciendo que su hijo había desaparecido. Sus amigos cercanos dicen que Chen les había dejado sus datos de inicio de sesión en la plataforma, en caso de que las autoridades se lo llevaran.

“Estoy aquí para rogar a todos en línea, especialmente amigos en Wuhan para ayudar a encontrar a Qiushi, averiguar qué está pasando con él”, dijo.

Más tarde esa noche en una transmisión en vivo en YouTube, Xu Xiaodong, un exponente de artes marciales mixtas amigo de Chen, escuchó un mensaje de la madre del periodista diciendo que había sido puesto en cuarentena por la fuerza.

“En las últimas horas, los oficiales de seguridad pública de Qingdao y los oficiales de seguridad del Estado … notificaron a los padres de Qiushi que él ya había sido detenido en nombre de la cuarentena. La madre de Qiushi inmediatamente les preguntó dónde y cuando lo llevaron, y se negaron a decirle”, dijo Xu.

Xu subrayó que, basado en sus interacciones con Chen y el testimonio de los que estaban en el terreno, Chen tenía buena salud antes de su desaparición.

Tanto la policía de la ciudad de Wuhan como la de Qingdao dijeron que no tenían información sobre Chen cuando CNN los contactó.

“Estamos preocupados por su seguridad física, pero también nos preocupa que mientras esté desaparecido pueda infectarse con el virus”, dijo a CNN un amigo que había sido autorizado por Chen para hacerse cargo de su cuenta de Twitter si desaparecía. El individuo solicitó el anonimato por temor a represalias por parte del gobierno.

“No tengo miedo de morir, ¿por qué debería tenerte miedo a ti?”
No es la primera vez que Chen, antes abogado, ha sido silenciado por las autoridades.

En agosto, visitó Hong Kong para informar sobre las protestas prodemocráticas de la ciudad china semiautónoma. En sus transmisiones en Weibo, desafió la narrativa oficial de China de que los manifestantes eran “alborotadores” y “separatistas”. La mayoría de los involucrados eran pacíficos, dijo en un video, “no todos son alborotadores”.

El viaje de Chen terminó abruptamente cuando las autoridades continentales lo llamaron para que volviera a Beijing. A su regreso, varios departamentos gubernamentales lo convocaron repetidamente para interrogarlo, dijo en un video posterior.

Todas las cuentas de redes sociales chinas de Chen fueron eliminadas posteriormente. Sus 740.000 seguidores en Weibo y las transmisiones de video publicadas anteriormente se perdieron.

Pero Chen no estuvo fuera del ojo público por mucho tiempo. A principios de octubre, regresó en un video de YouTube, prometiendo continuar hablando. Su canal ahora tiene 433.000 suscriptores. También tiene una cuenta de Twitter con 246.000 seguidores. Ambas plataformas están bloqueadas en China, pero muchos ciudadanos usan redes privadas para saltar la gran muralla virtual y acceder a ellas.

“Dado que la libertad de expresión es un derecho ciudadano básico escrito en el artículo 35 de la constitución china, necesito persistir porque creo que es lo correcto, sin importar cuánta presión y obstrucción encuentre”, dijo en el video de octubre.

Y continuó levantando la voz. En la víspera de Año Nuevo Lunar, cuando la mayoría de los chinos estaban en casa para reuniones familiares, Chen se subió a un tren de alta velocidad de Beijing a Wuhan.

“He dicho antes que soy periodista ciudadano. ¿Qué tipo de periodista soy si no me apresuro a la primera línea cuando hay un desastre?”, dijo en su primer video en Wuhan, parado frente a la estación de tren de Hankou, donde acaba de desembarcar del tren, sosteniendo un palo selfie.

“Usaré mi cámara para presenciar y documentar lo que realmente está sucediendo bajo los esfuerzos de Wuhan para contener el brote. Y estoy dispuesto a ayudar a difundir la voz de la gente de Wuhan al mundo exterior”, dijo.

“Mientras estoy aquí, prometo que no comenzaré ni difundiré rumores. No crearé miedo ni pánico, ni encubriré la verdad”.

Desde entonces, ha servido como ojos y oídos para muchos extraños que querían seguir la realidad de la vida en el terreno en Wuhan.

Su cámara no rehuyó la agonía y la desesperación de las personas que padecían el virus: una persona con fiebre se quebró frente a un hospital después de días de intento inútil de ser admitida; los pacientes con soporte de oxígeno yacían en camas de hospital temporales que cubrían pasillos llenos de gente; en la esquina de un hospital, una mujer con una máscara facial sujetaba firmemente el cuerpo cenizo de su pariente fallecido en una silla de ruedas, llamando desesperadamente a la morgue.

“Tengo miedo, tengo el virus frente a mí y detrás a la policía china”, dijo Chen en un emotivo video grabado en su habitación de hotel el 30 de enero.

Para protección, Chen solo tenía equipo básico: una máscara y un par de gafas. Sus padres en Qingdao, en la costa oriental de China, ya habían sido acosados por las autoridades, dijo.

“Pero mantendré el ánimo, mientras esté vivo y en esta ciudad continuaré con mis informes”, dijo. “No tengo miedo de morir. ¿Por qué debería tenerte miedo a ti, Partido Comunista?”.

“Es un héroe. Y ha desaparecido”
En ese video, Chen también habló de los ocho “promotores de rumores” que fueron sancionados por la policía de Wuhan por difundir información falsa sobre el brote. En realidad, eran trabajadores de la salud que intentaban hacer sonar la alarma, y varios de ellos ahora han aparecido en los medios. Algunos creen que Li es uno de los ocho.

“Hasta ahora, la policía de Wuhan ni siquiera ha ofrecido ninguna disculpa”, dijo Chen, con voz indignada.

Una semana después, Li murió de coronavirus en la sala de cuidados intensivos del hospital donde trabajaba. Fue aclamado como un héroe por millones de chinos indignados, lo que provocó un notable torrente de llamadas en línea por la libertad de expresión que rara vez se ve, o se permite, en China.

En medio de la ira, China anunció el viernes que la Comisión Nacional de Supervisión, el muy temido vigilante disciplinario del Partido Comunista que opera en secreto, enviará un equipo a Wuhan para llevar a cabo una “investigación completa” del caso de Li.

Chen, mientras tanto, seguía fuera del alcance de su familia, amigos y cientos de miles de seguidores. Los medios chinos no han informado sobre su desaparición: el nombre de Chen se ha convertido en un tema delicado en China, como él mismo bromeó en uno de sus videos, uniéndose a una lista cada vez mayor de temas sobre los que los chinos tienen prohibido hablar.

Sin embargo, algunos usuarios chinos de redes sociales han logrado averiguarlo.

“Nunca ha habido ningún superhéroe en este mundo, solo personas comunes y corrientes que se lanzan contra la barrera”, se lee en una publicación de Weibo bajo la etiqueta con el nombre de Chen.

“Debido a que [las autoridades] no están de acuerdo con sus puntos de vista, ¿no solo está privado del derecho a hablar, sino también de su libertad personal?”, cuestionó otro usuario.

Algunos de los que nunca antes habían oído hablar de Chen ahora comienzan a preguntar por él.

“¿Quién es Chen Qiushi? ¿Por qué hay tanta gente buscándolo? ¿Por qué los medios censuran su nombre?”, preguntó el usuario Li Zhengda, un “Big V” de Weibo –el nombre que se les da a los usuarios con una gran cantidad de seguidores– verificado como ejecutivo de capital privado.

“Es abogado. Es periodista. Es alguien que se atreve a ir a Wuhan para informar las condiciones más verdaderas cuando el brote está en su etapa más severa. Es un héroe. Y ha desaparecido”, se lee en la respuesta principal.

Fuente: CNN.

Comentarios