La Organización de Naciones Unidas (ONU) demandó este lunes (23.03.2020) un “alto al fuego mundial” a fin de que los actores globales concentren sus esfuerzos en colaborar para hacer frente al avance del coronavirus.

“La furia del virus revela claramente que la guerra es una locura”, subrayó en una rueda de prensa vitual desde la sede de la la ONU, sin citar a ningún país en particular. “Por eso es que hoy estoy llamando a un alto el fuego inmediato y global en todos los rincones del mundo”, dijo.

El jefe de las Naciones Unidas advirtió que los países afectados por guerras son especialmente vulnerables al virus, considerando que sus sistemas de salud están destruidos y un alto porcentaje de sus poblaciones se encuentran desplazadas y en calidad de refugiados.

“Cesen las hostilidades. Dejen de lado la desconfianza y la animosidad. Silencien las armas, detengan la artillería, pongan fin a los ataques aéreos. Es crucial que lo hagan”, insistió Guterres a todas las partes involucradas en conflictos armados.

Acabar con la guerra y llevar esperanza
Según apuntó, la pausa en los combates ayudará a crear corredores humanitarios para suministrar ayuda vital, abrirá oportunidades para la diplomacia y permitirá “llevar esperanza a los lugares más vulnerables al COVID-19”.

“Necesitamos poner fin al mal de la guerra y luchar contra la enfermedad que está devastando nuestro mundo. Y esto empieza poniendo fin a los enfrentamientos en todas partes. Ahora”, recalcó.

Guterres explicó que sus enviados especiales para los distintos conflictos alrededor del globo están trabajando con todos los bandos para tratar de detener la lucha y asegurar que el llamamiento se traduzca en resultados tangibles.

“No nos olvidemos que las áreas arrasadas por conflictos son zonas donde la capacidad de respuesta es muy limitada y, si continúan los combates, podemos tener una propagación devastadora de la epidemia”, señaló.

Guterres reiteró que una tregua global es “absolutamente esencial” para lograr una respuesta efectiva contra el COVID-19, pero también tiene valor por sí misma.

“Las guerras no tienen ningún sentido cuando tenemos una epidemia, pero tampoco tienen ningún sentido en otras circunstancias”, señaló.

Fuente: DW

Comentarios