Arlene Foster dejará su cargo de jefa del gobierno de Irlanda del Norte a fines de junio, según un comunicado.

La primera ministra de Irlanda del Norte, Arlene Foster, anunció este miércoles 28 de abril su renuncia, víctima de una rebelión interna en su partido vinculada a las consecuencias del Brexit sobre la provincia británica.

Foster, clave en las negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea, informó que dejará de dirigir a su partido, el DUP, a fines de mayo y su puesto de jefa del gobierno local a fines de junio, en un comunicado difundido por su agrupación política.

La decisión de Foster estaría relacionada por la presión de los miembros de su Partido Unionista Democrático (DUP por sus siglas en inglés) descontentos con su liderazgo sobre el Brexit y los problemas sociales.

Su anuncio se suma a la inestabilidad en la provincia británica, donde jóvenes leales pro británicos protestaron en las últimas semanas por el poder creciente percibido de los nacionalistas irlandeses y las barreras comerciales posteriores al Brexit con el resto del Reino Unido. Su liderazgo en Irlanda del Norte fue “el privilegio de mi vida”, aseguró.

El anuncio se produce un día después de que la mayoría de los legisladores del DUP firmaran una carta solicitando un voto de confianza en Foster, a quien muchos culpan por manejar mal las negociaciones del Brexit.

Foster se resistió al compromiso sobre los términos de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea cuando su partido ejercía un enorme poder para apuntalar al gobierno de la ex primera ministra británica Theresa May, reseñó Reuters.

Comentarios