El fiscal Wilber Cerpa decidió archivar la denuncia planteada por tres consejeros regionales de Puno en contra del gobernador regional encargado Agustín Luque. La denuncia había sido presentada a fines del mes de julio de 2020.
Los delitos que se le imputaban eran homicidio simple, exposición de personas al peligro, o abandono, y omisión de funciones, por la presunta inacción de la autoridad regional ante la pandemia. Las imputaciones no serían aplicables según el análisis fiscal que fue notificado el 4 de setiembre último a las partes.
La denuncia había sido planteada por los consejeros regionales Vidal Flores, Germán Alejo e Isidro Pacohuanaco quienes se apostaron en las puertas del gobierno regional en una carpa para protestar en contra del gobernador el último lunes 14 de setiembre.
Estos gobernadores atribuyeron el archivamiento de la denuncia a presuntas influencias del gobernador en el poder judicial. Sin embargo, las acusaciones vertidas por el consejero Pacohuanaco, a un medio local, son circunstanciales y con poco sustento probatorio.

Comentarios