Hoy, el altiplano puneño conmemora con especial significado el Año Nuevo Andino 5532, conocido como MachaQ Mara. Esta celebración invita a la comunidad a conectar con sus raíces ancestrales y celebrar la llegada de un nuevo sol, simbolizando un nuevo amanecer y una esperanza renovada de vida.

Coincidiendo con el solsticio de invierno en el hemisferio sur, el 21 de junio marca la noche más larga y el día más corto del año. En esta fecha, los yatiris y sabios andinos ascienden a los apus tutelares para realizar una ceremonia singular al amanecer. Se cree que los primeros rayos del sol, en posición angular con la tierra, son el momento propicio para conectarse con la Pachamama. Este ritual significa un nuevo inicio para las siembras de alimentos y una oportunidad para agradecer por las cosechas del año anterior, además de pedir un ciclo agrícola fructífero.

En 2024, según la cultura aimara, se conmemora el año 5532. Esta cifra se explica sumando cinco ciclos de mil años cada uno a los 530 años que han transcurrido desde 1492, cuando los españoles llegaron a colonizar el Perú y otras regiones de Sudamérica.

Comentarios