Un nuevo informe de Common Sense Media, una organización sin fines de lucro que informa sobre tecnología y medios para niños, reveló que a la edad de 11 años, más de la mitad de los niños en Estados Unidos tienen su propio teléfono inteligente.

A los 12 años, más de dos tercios lo tienen, y a los 14, los adolescentes tienen la misma probabilidad que los adultos de tener un teléfono inteligente.

Algunos niños comienzan mucho más jóvenes. ¡Casi el 20% de los niños de 8 años tienen su propio teléfono inteligente!

Entonces, ¿cuál es la edad adecuada para que un niño tenga su propio celular?

Me dedico a estudiar los efectos de los medios y la tecnología en los niños, y estoy aquí para decir que no hay una única respuesta correcta a esta pregunta. La mejor respuesta que puedo dar es: la edad adecuada es cuando tanto los padres como el hijo sientan que es el momento indicado.

Cómo hablar sobre celulares
Estos son algunos puntos que pueden servirle tanto a los niños como a los padres para tomar una buena decisión.

Responsabilidad: ¿el niño o la niña ha demostrado que en términos generales es responsable? ¿Tiene cuidado con sus pertenencias? ¿Entiende el valor del dinero y puede ahorrar para comprar las cosas que desea?

Todas estas son buenas señales de que puede estar listo para un teléfono. De lo contrario, sería aconsejable esperar un poco más.

Seguridad: ¿va hacia o desde la escuela o después de la escuela sin la compañía de adulto? En estos momentos es cuando los teléfonos a menudo pasan de un ser un “deseo” a una “necesidad”.

A veces, los padres dicen que se sienten mejor sabiendo que pueden comunicarse con sus hijos directamente, y que sus hijos también pueden comunicarse con ellos.

Madurez social: ¿trata a sus amigos con amabilidad y respeto? ¿Entiende que lo que se publique en internet es permanente? Una vez algo se publica en la red, puede que nunca llegue a poder borrarse. Es muy importante comprender este asunto antes de tener un teléfono inteligente.

Todos en algún momento nos enojamos y decimos cosas hirientes, aunque esa no sea nuestra intención, pero publicar algo en internet de lo cual más tarde uno se arrepiente o quisiera retractarse, así sea en una de las “apps anónimas”, puede dejar efectos dañinos reales y duraderos.

En la era de los teléfonos inteligentes ha habido un gran crecimiento del acoso cibernético, también llamado cyberbullying.

El manejo inteligente del teléfono inteligente
Si los padres y el hijo deciden que ya es un buen momento para dar el paso, aquí hay algunos consejos para crear una relación saludable con el teléfono.

¡Los padres deben dar buen ejemplo! Los padres son la influencia más importante en la vida de sus hijos, y eso vale tanto para el uso de la tecnología como para cualquier otro aspecto de la vida.

Si los padres están pegados a sus teléfonos todo el día, ¿qué pasará? Sus hijos probablemente harán lo mismo.

En cambio, si los padres tienen hábitos como guardar el teléfono durante las comidas y no enviar mensajes de texto mientras conducen, eso ayudará a los niños a desarrollar ese tipo de comportamientos saludables.

Padres e hijos deben hablar juntos sobre la importancia de establecer reglas y límites alrededor del uso del teléfono y el tiempo que pasan frente a la pantalla.

Comprender por qué se establecen y se aplican las reglas puede ayudar a los niños comportarse de acuerdo a las normas.

Fuente: BBC News Mundo.

Comentarios