El cáncer al estómago ocupa la primera causa de mortalidad por Cáncer en el Perú y según la Organización Mundial de la Salud (OMS) ocupa el segundo lugar en el mundo, esto podría estar asociado a factores genéticos, ambientales y alimentarios, manifestó el gastroenterólogo de la Clínica Montefiori, Dr. Mauricio Díaz del Olmo.

“No significa que todo paciente que tiene Helicobacter Pylori, desarrollará un cáncer al estómago, pero se ha visto que probablemente el cinco por ciento de las personas que presenten cáncer al estómago sería por la presencia de la bacteria Helicobacter Pylori, no es mucho, es cierto, pero la OMS ya lo considera un carcinógeno, lo cual es preocupante”.

El especialista explica que esta situación se debe que muchas personas  no cuentan con sistemas de salubridad óptimos, donde  gran parte de la población consume agua en bidones, tanques, no se realiza el hervido de agua, además de verduras y frutas que no son desinfectadas, lo cual facilita el ingreso de la bacteria al organismo. El Helicobacter Pylori daña el moco que recubre el estómago, dejando expuesto a todas las sustancias agresivas que uno ingiere como son el café, gaseosa, ají, licor y  carnes ahumadas y otros.

“No existe un síntoma que indique la presencia de cáncer gástrico al inicio puede el paciente presentar síntomas que sugieren dispepsia o gastritis  como: Eructos, ardores, náuseas  y conforme avance esta enfermedad va a presentar otros problemas como baja de peso, vómitos frecuentes, presencia de sangrados en el tubo digestivo, el paciente que generalmente llega a la consulta ya se encuentra en un estadio avanzado”, informó.

Para Mauricio Díaz del Olmo, los pacientes no solo pueden ser adultos mayores sino también jóvenes. “ He observado que mucha gente joven de 16, 17 y 18 años presentaba ya  gastritis  severa, con gran cantidad de Helicobacter Pylori, además de cambios histológicos como metaplasia, si estás gastritis no tienen un tratamiento adecuado, probablemente en diez años o más pueden desarrollar  lesiones tumorales. Cabe indicar que  este germen  ocasiona el 85 por ciento de úlceras gástricas y casi el 100 por ciento de ulceras duodenales”, precisó. 

“En la actualidad existen una serie de pruebas para determinar si uno tiene este bacilo, pero lo ideal es primero ver cómo está el estómago, porque uno puede tener cáncer sin tener la bacteria, por ello lo mejor es realizar una endoscopía, donde también se tiene  la posibilidad de tomar biopsias del estómago y hacer  pruebas rápidas como el test de ureasa, o enviarla a patología para su estudio, además también se puede realizar el Test de Aliento como prueba que no requiere la endoscopía”, agregó.

Comentarios