La osteoartritis (OA) es un tipo de artritis que afecta, principalmente, a las articulaciones de las caderas, manos y rodillas de una persona, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Ahora, una nueva investigación demostró que las personas con este tipo de artritis tienen un mayor riesgo de muerte prematura, algo en lo que la falta de caminar es un factor clave.

La OA se desarrolla cuando el cartílago entre las articulaciones óseas se desgasta, lo que afecta a los huesos. Los síntomas típicos son el dolor, la rigidez y la hinchazón en las articulaciones afectadas, lo que puede dificultar que una persona permanezca móvil sin un apoyo significativo.

Todavía no existe una cura para la osteoartritis, por lo que generalmente se realizan tratamientos que se centran en aliviar los síntomas y aumentar la calidad de vida de las personas que la padecen.

Investigaciones anteriores identificaron un vínculo entre la OA y la mortalidad. Sin embargo, los expertos no entienden completamente los mecanismos precisos detrás de esta relación. De hecho, los autores de un estudio reciente se propusieron obtener una mejor comprensión de ello, con la esperanza de que la información ayude a los médicos a reducir su riesgo de mortalidad.

El estudio se realizó durante diez años, en los cuales los investigadores monitorearon a más de 10.000 personas, mayores de 50 años, que tenían OA. Para ello, el equipo utilizó una variedad de métodos estadísticos con el objetivo de tener en cuenta otros factores de confusión que también podrían afectar a la mortalidad de una persona.

Después, los autores encontraron que las personas con OA tienen un 11% más de riesgo de muerte prematura que aquellas sin la afección. Basado en investigaciones previas, los autores analizaron tres factores que pueden llevar a un mayor riesgo de muerte: caminar, depresión y ansiedad, y un sueño reparador.

CAMINAR POCO, VINCULADO A LA MORTALIDAD
Asimismo, descubrieron que la asociación más fuerte entre la osteoartritis y la muerte prematura se daba en personas que no caminaban con frecuencia. Aunque el sueño no reparado y la depresión y la ansiedad también parecían aumentar las posibilidades de muerte, los autores argumentaron que la diferencia era demasiado pequeña para ser clínicamente relevante.

Como consecuencia, los médicos deben priorizar mantener activas a las personas con osteoartritis para reducir su riesgo de muerte. Además, los autores señalan que investigaciones anteriores ya reflejaban el vínculo entre la discapacidad para caminar y la mortalidad.

Estar activo tiene importantes beneficios para la salud y ayuda al cuerpo a combatir diversas enfermedades que pueden causar la muerte.

Comentarios