Las hemorragias nasales se dan normalmente por irritaciones menores o resfriados. Son muy comunes, ya que la nariz tiene gran número de vasos sanguíneos pequeños, que generan rápidamente un sangrado.

Las hemorragias se vuelven más concurrentes en invierno, cuando las personas se resfrían con normalidad.

Mucho de los sangrados se da en la parte frontal del tabique nasal. Este tipo de accidentes puede ser detenido fácilmente por alguien capacitad.

Sin embargo, las hemorragias también se pueden llevarse a cabo en la parte alta del tabique o en la parte más profunda en la parte alta del tabique. En dicha situación se hace más difícil el control. Cabe recordar que la hemorragia nasal no tiene alto riesgo de muerte.

Hay distintas causas. Una de ellas son las irritaciones, resfriados o estornudos. También tiene que ver mucho el clima frío seco.

Hay que tener cuidado al momento de sonarse la nariz. Inhalar cocaína es otra razón que podría generar un sangrado.

Otras causas:

Fractura de la nariz.

Cirugía de los senos paranasales.

Tabique desviado.

Irritantes químicos.

Abuso de los aerosoles nasales.

Tratamiento con oxígeno por medo de las cánulas nasales.

¿Cómo detener una hemorragia nasal?

Debes sentarte y apretar suavemente la parte blanda de la nariz, durante un tiempo de 10 minutos.  Tiene que inclinarse hacia adelante para que no trague sangre, hay que respirar la boca. Hay que verificar que el sangrado culminó.

Otra de las recomendaciones es que nunca se eche cuando se está dando la hemorragia nasal y no se tiene que sonarse la nariz, por más que el sangrado haya parado.

Si todo continúa, se recomienda usar un descongestionante nasal en aerosol para que se pueda sellar algunos horificios.

¿En qué momento se debe llamar a un médico?

Si el sangrado continúa después de 20 minutos, sí es necesario acudir a un profesional en medicina.

Existe el riesgo de haberse presentado una fractura del cráneo y por ello se debe tomar radiografía.

Comentarios